8 La sabiduría del prudente está en entender su camino, mas la necedad de los necios es engaño.