4 Todas las cosas hechas por el SEÑOR tienen su propio fin, aun el impío, para el día del mal.