20 El de corazón perverso nunca encuentra el bien, y el de lengua pervertida cae en el mal.