4 El malhechor escucha a los labios perversos, el mentiroso presta atención a la lengua detractora.