7 No convienen al necio las palabras elocuentes; mucho menos al príncipe los labios mentirosos.