23 El pobre habla suplicando, pero el rico responde con dureza.