10 Al necio no conviene la vida de lujo; mucho menos a un siervo gobernar a los príncipes.