18 Corrige a tu hijo mientras hay esperanza, pero no desee tu alma causarle la muerte.