27 Cesa, hijo mío, de escuchar la instrucción, y te desviarás de las palabras de sabiduría.