30 Los azotes que hieren limpian del mal, y los golpes llegan a lo más profundo del cuerpo.