4 Desde el otoño, el perezoso no ara, pide en la cosecha, y no hay nada.