20 Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio, pero el necio todo lo disipa.