27 El sacrificio de los impíos es abominación, cuánto más trayéndolo con mala intención.