28 Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu.