8 No te apresures a litigar; pues ¿qué harás al final, cuando tu prójimo te averguence?