11 Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón, para que yo responda al que me afrenta.