2 Que te alabe el extraño, y no tu boca; el forastero, y no tus labios.