9 Al que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominación.