25 No temerás el pavor repentino, ni el ataque de los impíos cuando venga,