32 porque el hombre perverso es abominación para el SEÑOR; pero El es amigo íntimo de los rectos.