23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.