18 Sea bendita tu fuente, y regocíjate con la mujer de tu juventud,