18 La suerte pone fin a las contiendas y decide entre los poderosos.
19 El hermano ofendido es más difícil de ganar que una ciudad fortificada, y las contiendas son como cerrojos de fortaleza.