Proverbios 23:29-33 BLA

29 ¿De quién son los ayes? ¿De quién las tristezas? ¿De quién las contiendas? ¿De quién las quejas? ¿De quién las heridas sin causa? ¿De quién los ojos enrojecidos?
30 De los que se demoran mucho con el vino, de los que van en busca de vinos mezclados.
31 No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece en la copa; entra suavemente,
32 pero al final como serpiente muerde, y como víbora pica.
33 Tus ojos verán cosas extrañas, y tu corazón proferirá perversidades.