2 si te has enredado con las palabras de tu boca, si con las palabras de tu boca has sido atrapado,
3 haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, ya que has caído en la mano de tu prójimo: ve, humíllate e importuna a tu prójimo;