4 y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por a la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,