10 porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.