9 Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.