18 y conoces su voluntad; que apruebas las cosas que son esenciales, siendo instruido por la ley,