21 y estando plenamente convencido de que lo que Dios había prometido, poderoso era también para cumplirlo.