11 Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.