17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí.