8 y los que están en la carne no pueden agradar a Dios.