11 Dice en su corazón: Dios se ha olvidado; ha escondido su rostro; no lo verá jamás.