12 Levántate, oh SEÑOR; alza, oh Dios, tu mano. No te olvides de los pobres.