16 El SEÑOR es Rey eternamente y para siempre; las naciones han perecido de su tierra.