18 para vindicar al huérfano y al afligido; para que no vuelva a causar terror el hombre de la tierra.