3 Porque del deseo de su corazón se jacta el impío, y el codicioso maldice y desprecia al SEÑOR.