4 El corazón perverso se alejará de mí; no conoceré maldad.