12 Mas tú, SEÑOR, permaneces para siempre, y tu nombre por todas las generaciones.