14 Ciertamente tus siervos se deleitan en sus piedras, y se apiadan de su polvo.