24 Dije: Dios mío, no me lleves en la mitad de mis días; tus años son por todas las generaciones.