8 Mis enemigos me han afrentado todo el día; los que me escarnecen han usado mi nombre como maldición.