32 El mira a la tierra, y ella tiembla; toca los montes, y humean.