28 Mandó tinieblas e hizo que se oscureciera, y ellos no se rebelaron contra sus palabras.