40 vierte desprecio sobre los príncipes, y los hace vagar por un yermo sin camino.