9 Porque El ha saciado al alma sedienta, y ha llenado de bienes al alma hambrienta.