8 Sean pocos sus días, y que otro tome su cargo;