18 El SEÑOR me ha reprendido severamente, pero no me ha entregado a la muerte.