127 Por tanto, amo tus mandamientos más que el oro, sí, más que el oro fino.